Jose Migali

psicólogo

San Isidro.

Celular:      15-4447-5027

Email:        josemigali@gmail.com

WApp:        15-4447-5027

Cognitivo conductual
Consultorio psicologo
Psicologo, habito saludable

Psicólogo cognitivo conductual en Lomas de San isidro

Adultos y adolescentes: ansiedad, ataque de pánico, obsesión, desmotivación.

​Para reflexionar:

Nuestro sistema nervioso tiende a poner la mayor cantidad de procesos en modo automático para ahorrar energía y así disponer de la atención para otros eventos.
Cuando aprendemos a conducir un automóvil debemos dedicar el máximo de nuestra atención a las diferentes decisiones considerando el vehículo y el entorno. Al principio parece que toda nuestra atención es insuficiente. Poco a poco los procesos son automatizados por nuestro cerebro dejando disponible nuestra atención para conversar con la acompañante o pensar en otras cuestiones. Es conocido que algunos malos hábitos para conducir también se automatizan, son las comúnmente  llamadas “mañas”. Es decir que también funciona para conductas inadecuadas.
Algo parecido ocurre con otros procesos, así reaccionamos automáticamente en determinado tipo de situaciones con las ventajas y desventajas de esta rápida respuesta. 
Por este motivo es muy importante revisar las prácticas o reacciones automáticas que hemos incorporado a lo largo de nuestras vidas evaluando nuestras costumbres para luego mejorarlas o evitarlas. 

Automatismo versus acción consciente:
Mantener aquellas conductas funcionales que nos favorecen y poner nuestra atención en acciones habituales relacionadas con áreas dificultosas que desearíamos mejorar para adaptarlas y repetirlas hasta que se automaticen.

Según un estudio del University College of London se necesitan en promedio 66 días para formar un nuevo hábito.

Esto implica que si queremos adquirir nuevos comportamientos será necesario que repitamos el proceso varias veces poniendo atención y realizando un esfuerzo para no volver a nuestro estilo usual.
Siempre tuve cierta dificultad para recordar usar el cinturón de seguridad, estaba habituado a no hacerlo, tal vez, porque  comencé a conducir en una época en que su uso no estaba muy difundido. Hace algunos años compré un automóvil en el cual no era posible manejar sin usar el cinturón porque una alarma insoportable sonaba permanentemente. Un tiempo después me descubrí usándolo en toda ocasión. Un hábito saludable había reemplazado al anterior, adquirí una nueva actitud sin proponérmelo. 
Si repetimos una operación la suficiente cantidad de veces podemos lograr habituarnos a muchas conductas que beneficien nuestro bienestar.